sábado, 26 de junio de 2010

Reflexionando en voz alta...

¿Me ves sonreir?


El Sol inunda toda mi casa, mi pequeño jardin, ...mi alma.


Recién entrado el solsticio de verano, estoy serenamente feliz. Me han permitido vivir, todo un año entero, viendo el dia a dia de mis hijos y no recuerdo ni un solo día desperdiciado.


Ya tengo 42 años, y me lo tengo que recordar a diario porque mi alma va por libre, sin fechas.
Noto más acentuada esa faceta femenina de profundos sentimientos vivos que me hacen comprender que he madurado adecuadamente.


No me importa lo más mínimo que ocurrirá mañana.


Lo que realmente me hace sentir bien es que he saboreado plenamente todo este curso escolar y voy dejando una leve huella de mi paso por la vida. Creo que durante un tiempo me recordarán si desaparezco, y eso es sublime.


Hay rosas plantadas por mi.
Hay dos hijos que viven por mí.
He escrito sentimientos y hay ojos que los han leido.


¿Queda algo olvidado a estas horas?


Yo me pregunto si algo se ha quedado sin hacer y debería estar hecho.


En estos días que se acercan mis merecidas vacaciones puedo decir sin dudar:

"Después de mis altibajos,
de mis penas y mis glorias,
e mi voz y mi silencio;
de mis victorias y fracasos,
de mi gozo y espanto..."

Este año laboral fue un buen año pues me hizo algunos regalos y de todos el más preciado premiarme con cariño y encantos de amistad y con un amor que el tiempo dirá...

sábado, 19 de junio de 2010

Al otro lado del espejo.



Lucha interior, dualidad que paraliza tantas veces y que da miedo indagar...¡¡¡Ya no más!!!
Es hora de hacerle frente, conocer ese otro lado oscuro que crece, lucha y se hace más poderoso.
Quiero que este lugar sea mi campo personal de batalla. Cruzaré al otro lado del espejo.
Ya estoy en él, en su territorio desconocido...


¡¡¡Es hora de descubrirlo!!!